fbpx

Seleccionar página

Coronavirus: Padres coraje y ciudadanos ejemplares

Coronavirus: Padres coraje y ciudadanos ejemplares

EL RESPETO AL CORONAVIRUS FLOTA EN EL AMBIENTE

Hoy en la sala de espera hay un ambiente distinto al de siempre. Los semblantes de los padres son serios, los niños casi no corren, juegan y ríen como siempre. El respeto al coronavirus flota en el ambiente. Hay una calma tensa. Hoy prácticamente todos han sido niños con infecciones respiratorias. Varias neumonías.

A las 13 ha pasado María con su madre. María tiene 7 años. Lleva 3 días con fiebre y tos. La auscultación no me gusta, crepitantes en la base izda. Solicito radiografía de tórax urgente. Les doy una mascarilla a cada una y la madre mantiene la calma e intenta convencer a la niña de que es un juego nuevo y que se ponga la mascarilla para hacerse una foto. A las 13:45 me llega la confirmación: imágenes de condensación intersticial en base derecha y otra retrocardíaca que borra diafragma. Compatible con neumonía atípica. Un diagnóstico que nunca nos gusta y estos días menos. 

Coronavirus y pediatría

UN POSIBLE CASO DE CORONAVIRUS

La madre refiere que, debido a su trabajo, es un posible caso de contacto con coronavirus. Clínicamente María está bastante bien y a pesar de la fiebre y la tos tiene una buena saturación de oxígeno. De acuerdo con la madre, decidimos intentar manejar a María en su domicilio siempre que se encuentre bien. Pautamos azitromicina y la mando a casa. Salud Pública la llamará para pasar por su domicilio a recoger muestras de la niña y de la madre para hacer el test del coronavirus. Al salir, la madre parece muy entera. Cuando veo sus espaldas alejarse, imagino lo que estará pasando en su interior y además tratando de no parecer asustada por la niña. Miedo y angustia sin duda. Seguro que se preguntará ¿Porqué a mí?, ¿Qué nos va a pasar?. Me admira la reacción de esta madre y me admiran todos los padres coraje como ella.

Me admira la reacción de esta madre y me admiran todos los padres coraje como ella.

COMPORTAMIENTOS EJEMPLARES ANTE EL CORONAVIRUS

Hoy he tenido 4 neumonías y muchos pacientes. He tenido que salir alguna vez de la consulta para coger material y hacer alguna llamada. En la sala de espera han visto salir a varios niños y padres, y a mí mismo, con mascarilla. Algunos niños, la mayoría, se asustaban al ponérsela y lloraban desconsolados, otros se lo tomaban como un juego y salían encantados con ella. Nadie ha perdido la calma. Todos saben lo que está pasando el que está sentado a su lado o el que tiene en frente y saben que yo estoy cansado y un poco abrumado por la responsabilidad. Entienden el retraso y hoy nadie se queja. Nos apoyamos unos a otros con la mirada tratando de mantener la calma y sin alarmar a los niños. Padres ejemplares, ciudadanos ejemplares. Así da gusto trabajar. Desgraciadamente ya no nos podemos dar la mano al saludarnos ni al despedirnos como me gustaría. Ya no puedo chocar las cinco con los niños cuando salen.  También ellos notan algo distinto en el ambiente y han perdido un poco de su espontaneidad y su alegría habitual. Alguno más mayor me pregunta directamente si puede tener un coronavirus, con un poco de miedo, aunque con bastante inocencia. Los padres tratan de sonreír como si fuese una pregunta ingenua y absurda, aunque en el fondo es la pregunta que hoy todos están deseando hacerme y que yo mismo me hago con muchos pacientes.

A las 9 de la noche me llama la madre de María. Está tosiendo mucho y vomitando pero la saturación sigue por encima del 92%. Decidimos seguir en casa de momento y estar atentos toda la noche. Hay mucho retraso en la extracción de la prueba y tardarán bastantes horas en pasar a hacérsela. No tendrá el resultado hasta un día después. Mientras tanto la incertidumbre. Pero no se queja, comprende que todos los servicios están saturados y que todos, desde los telefonistas, hasta los chóferes, auxiliares, enfermeras y médicos están estos días arriesgándose al contagio continuamente y haciendo jornadas duras para tratar de llegar al máximo. No realiza ningún reproche. Espera con calma y resignación. Entiende que habrá otros pacientes en peor estado y que ellas pueden esperar. 

Imagino la soledad y la angustia que pueden estar viviendo solos y aislados en su casa, pero no hacen ningún reproche a nadie. Solo dan las gracias y alaban la amabilidad del personal de Salud Pública que les ha atendido telefónicamente.

Esta noche va a ser dura y larga para María y para sus padres, y para miles de ciudadanos en España y cientos de miles en todo el mundo que como a ellos, les está tocando vivir esta amenaza en primera persona y lo llevan con una angustia controlada y una entereza ejemplar.

Esta noche y estos días van a ser también muy duros y complicados sin duda para miles de colegas sanitarios que intentan superar su miedo y su cansancio para ayudar a los que sufren angustia y desesperanza. Mi propia hija está entre ellos, luchando en primera fila y arriesgando sin vacilaciones, en su primer año de residencia de Medicina Interna, su sueño de siempre. Se esfuerza como una valiente, como todos sus compañeros, en la urgencia de un gran hospital en ese maremágnum agotador de mascarillas, guantes, batas, lavados de manos y desinfecciones de material repetitivos y compulsivos en los que el virus ha convertido estos días nuestra profesión. 

No se puede estar más orgulloso de todos ellos, de todos nuestros compañeros sanitarios, desde los puestos administrativos a los Celadores, técnicos, auxiliares, enfermeras y médicos.

No se puede estar más orgulloso de estos padres y de estos ciudadanos coraje que están manteniendo el tipo, con calma contenida y con fuerza y esperanza. Qué gran ejemplo nos están dando. Gracias. No podemos defraudarles.

Espero que esto pase pronto y que Javi, procedente de china, con 2 años y una inteligencia especial, uno de mis pacientes preferidos (y como él todos los niños de España y del mundo), vuelva a entrar riendo y corriendo como un torbellino en la consulta a abrazarme (y a pedirme de paso una pegatina) y a despedirse corriendo otra vez, chocando las “cinco” (y pedirme de paso que le ponga un sello en la mano).

Espero que esto pase pronto y que nuestros padres y todos los mayores vulnerables que estos días no se atreven a salir de casa puedan volver a abrazar a sus hijos y a sus nietos sin miedo, y acudir otra vez a sus reuniones de amigos, a sus paseos y a sus partidas de cartas.

Coronavirus mascarilla

¿PARA CUANDO LAS MASCARILLAS DE MICKEY MOUSE Y DE SUPERHÉROES ?

Hasta que lleguen los fármacos y las vacunas adecuadas para el coronavirus es una buena oportunidad para ver si nuestros políticos nos dan por lo menos mascarillas suficientes de Mickey Mouse y de Frozen para poder repartir a todos los niños, y de Superman u otros superhéroes a todos los padres y a todos los mayores y personas vulnerables que es en lo que se han convertido en estos días. Así podremos enfrentarnos al virus en mejores condiciones y sonreír con esperanza y optimismo.

EL CORONAVIRUS TAMBIÉN ESTA SACANDO LO MEJOR DE TODOS NOSOTROS

El coronavirus nos está haciendo mucho daño, pero está sacando lo mejor de todos nosotros. De los pacientes, de los ciudadanos, de las fuerzas de seguridad y de los profesionales sanitarios. A algunos probablemente nos va a mirar de frente y muy directamente a los ojos, pero vamos a batirnos contra él con esperanza, con firmeza y seguro que dotados de las armas adecuadas.

… Y lo vamos a vencer.

Sobre el Autor

El pediatra en casa

El pediatra en casa, blog de pediatría del Doctor Emilio Villa Alcázar y su equipo de pediatras del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

2 Comentarios

  1. Marta Villa Sánchez

    Precioso, Emilio! Y orgullosos de tener unos médicos en España como vosotros

    Responder
    • El pediatra en casa

      Hola Marta, muchas gracias por tu palabras, ahora mismo el apoyo y la implicación de todos es primordial. Saludos

      Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOBRE LA POLÍTICA DE COMENTARIOS:

Responsable: Doctor Villa, El pediatra en casa | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento